Opinión de Octavio Rodríguez Araujo en La Jornada; La demagogia de los nuevos salarios mínimos. ( La Jornada )

…(…)…los índices de desigualdad en México no variarán significativamente.Los salarios indizados al SM, que no involucran al 57 por ciento de trabajadores de la economía informal, seguirán siendo igual de bajos e insuficientes comparados con los salarios del 10 por ciento de la población con mayores ingresos. No podemos pasar por alto, en nuestro análisis, el valioso estudio de Gerardo Esquivel presentado por Oxfam México sobre la desigualdad extrema del país. En este estudio el autor señaló que «al uno por ciento de la población más rica le toca 21 por ciento del ingreso total» y que el 10 por ciento más rico del país concentra 64.4 por ciento de toda la riqueza producida en México, y añadió que si el año pasado los cuatro principales multimillonarios hubieran contratado «hasta 3 millones de trabajadores mexicanos pagándoles el equivalente a un salario mínimo», no hubieran perdido un solo peso de su riqueza. Lo mismo podría decirse, supongo, a partir de este primero de octubre con el mismo minisalario. Aun con el aumento anunciado, el SM “se encuentra –como también señaló Esquivel– por debajo de la línea de bienestar o de pobreza, y no sólo eso, sino por debajo también del doble de la línea de bienestar mínimo o de pobreza extrema. En palabras reales: un mexicano que trabaja una jornada formal completa y que percibe el salario mínimo sigue siendo pobre. Si con ese ingreso ha de mantener a un miembro más de su familia, a ambos se les considera pobres extremos”…(…)…

La Jornada.unam.mx

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>