Opinión de Marcos Roitman Rosenmann en La Jornada; «¿Están las libertades públicas en crisis?».

Nada más cómodo que vivir en un orden constitucional representativo. La práctica democrática se trastoca en derechos formales, ninguno de los cuales se ejerce con garantías. El poder informa de su existencia, por si alguien duda su entidad corpórea. ¡Cómo no va a existir la libertad de prensa! El asesinato de cientos de periodistas lo demuestra. ¡Y qué decir de la libertad de expresión! Nada mejor que criminalizar y desautorizar el pensamiento crítico enviando a sus defensores a las mazmorras. De la libertad de manifestación mejor ni hablar. Se ha convertido en el derecho mejor resguardado por las fuerzas del orden público. Reprime, viola, dispara pelotas de goma, gases y proyectiles en pro de la seguridad ciudadana…(…)…
La libertad de realización que hace posible la dignidad humana está en crisis. La precarización laboral, la pérdida de derechos laborales y el hostigamiento a los sindicatos de clase muestran que los proyectos democráticos han sido aparcados. Ya no tienen espacio y son perseguidos. Parece ser que la memoria histórica de las luchas democráticas se invisibiliza hasta eliminar todo rastro que nos haga recapacitar y recordar que ninguno de los derechos que se han ganado fueron concedidos de buen grado. Las grandes batallas que han permitido el avance de las clases trabajadoras y populares son historias de entrega, solidaridad, trabajo y combate, en las que se han perdido muchas vidas para que otros podamos disfrutar de los derechos y las libertades sociales. No se puede claudicar. El futuro no está diseñado.

La Jornada.unam.mx

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.