Opinión de Hermann Bellinghausen en La Jornada; «El espejo negro de la soledad».

La tecnología es despiadada, insensible a nuestros lloriqueos. Esta fue una de las evidencias telefónicas que inspiraron a Charlie Brooker para montar su fantástico teatro de la soledad mental en el presente-futuro que vivimos hoy incesantemente. Black Mirror (2011-2016), programa televisivo (que no serie) británico, en un puñado de episodios (en rigor son cuentos) retrata a qué grado atravesamos un periodo desquiciado de la civilización humana, donde los recursos de la tecnología comunicacional nos condujeron a un delirio colectivo. La realidad se ha vuelto porosa, indiscernible de lo irreal. Como si las descripciones torpes de la siquiatría se hubiesen cumplido en la existencia colectiva. Lo virtual influye más que lo real en la vida individual, y en consecuencia la sociedad humana. La paranoia devino función normal del pensamiento y las relaciones interpersonales…(…)…

La Jornada.unam.mx

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.