Opinión de Enrique Galván Ochoa en su Columna «Dinero» en La Jornada; «No culpen a China de la devaluación».

Cuenta, y mucho, la caída del precio del petróleo pero, y paralelamente, que el gobierno mexicano haya dilapidado el río de dólares que trajo el periodo de precios altos –tres presidentes, Fox, Calderón, Peña Nieto. Cuenta que durante esos tres sexenios –y antes– la economía permanezca exánime, yerta. Estas circunstancias hacen que los inversionistas pierdan la confianza en los bonos en pesos emitidos por el gobierno mexicano –aunque pague tasas de interés muy altas– y se estén deshaciendo de sus posiciones. Ahí está la clave de la devaluación. No se vale, pues, echarle la culpa a China.

La Jornada.unam.mx

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.