Opinión de Antonio Navalón en El País; MIEDO A LA LIBERTAD Democracia secuestrada.

La corrupción y la violencia ahogan
la representación popular como nunca antes.

…(…)…La historia es clara y nos hace saber que, desde la Gran Depresión, no presenciábamos un espectáculo tan denigrante en la organización social, la estructura política y la validez de la representación popular como ahora.

Una doble trampa ahoga a las democracias actuales.

…(…)…Por una parte, la corrupción y sus consecuencias —de las que nadie escapa— que se reflejan en una erosión permanente de los cuerpos de representación social, es decir, los gobernantes, los legisladores y todos aquellos a los que elegimos con un rosario de bellas promesas, pero que después no resisten la tentación y hacen de la política una Sodoma y Gomorra del robo, del abuso y de la deshonestidad histórica.

Por otra, la violencia que comenzó una hermosa mañana de septiembre de 2001 en Nueva York —la catedral de la tolerancia mundial— que al convertir en blanco sus Torres Gemelas —símbolo del triunfo del capitalismo— atentó contra los pilares de la Constitución y los sueños de los padres fundadores.

La Ley Patriótica —consecuencia del 11-S— es un error que sacude los cimientos de la democracia estadounidense, que se ha descubierto mortal. Ni Dios ni los océanos pudieron proteger a Estados Unidos de un atentado, lo que terminó vulnerando los principios éticos de su poder basados en un modelo de funcionamiento y el triunfo de la libertad y la democracia…(…)….

El País.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.