Hermann Bellinghausen en La Jornada; ¡Feliz cumpleaños, gran Tlatoani! Miguel León-Portilla: un portento cultural.

Quiso ser filósofo, pero ese camino lo condujo a un asunto inconcebible en los cincuentas del siglo XX: el pensamiento de los nahuas históricos. Al escribir La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes (1956) inauguraba una nueva percepción de los pueblos originarios, marcadamente el mexica, y dentro de éste el mundo azteca. Sin exagerar, cierra un largo ciclo de pensamiento colonial (y colonizado) en relación a nuestros pueblos antiguos, iniciado por Bernardino de Sahagún y cerrado por otro cura, Ángel María Garibay Kintana (1892-1967), mentor definitivo de Miguel León-Portilla, a quien conoció en 1953. Pocas ocasiones aparece tan evidente la necesidad de decir: de tal maestro, tal discípulo (véase su Ángel María Garibay: La rueda y el río, 2012, con Patrick Johanson). Al padre Garibay no sólo debemos el portento cultural de León-Portilla; otros discípulos suyos son Sergio Méndez Arceo, Octaviano Valdés y los hermanos Méndez Plancarte….(…)…

La Jornada.unam.mx

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.