Editorial de la Jornada. «Masacres en EU: el factor de la Casa Blanca».( La Jornada.unam.mx )

…(…)…El magnate republicano enfatizó que, en su criterio, la solución al drama de estos actos de violencia extrema reside en poner atención a la «salud mental», asumiendo que el joven Nikolas Cruz es un desequilibrado. Y tal vez lo sea, pero su desequilibrio, en caso de existir, se nutre de la misma ideología racista y xenofóbica de la que hace gala el propio Trump en sus discursos una y otra vez, y de la que no ha podido o querido deslindarse con claridad, como pudo verse en agosto de 2017, cuando grupos de fascistas que portaban suásticas nazis y símbolos del Ku Klux Klan atacaron en Charlottesville, Virginia, a una marcha pacífica, con un saldo de una manifestante y dos policías muertos. A fin de cuentas, esos estamentos, dominados por la miseria ética, ideológica y espiritual, constituyen una base que el huésped de la Casa Blanca no está dispuesto a sacrificar, ni aun a costa de las vidas estadunidenses que seguirán cobrando el armamentismo, el racismo, la insensatez y la total carencia de empatía.

La Jornada,unam.mx

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.